6 de octubre del 2014

Fiesta rojinegra en el Clásico Tapatío

 

Ni los cambios de directivos ni de cuerpo técnico parecen resucitar a Chivas. Atlas venció 1-0 al Rebaño Sagrado en una edición más del Clásico Tapatío celebrado en el Estadio Omnilife, resultado que hunde aún más a la escuadra rojiblanca en la tabla porcentual.

Los Zorros jugaron al error y lo encontraron en el primer tiempo, mientras que Chivas está sumido en una crisis deportiva e institucional que con cada jornada que pasa toma tintes más dramáticos.

Chivas comenzó el duelo con una actitud distinta a la mostrada en la etapa del timonel Carlos Bustos. Eran más intensos, con mayor énfasis en dominar el juego, pero no pudo aprovechar el momento anímico y el sueño terminó casi al llegar la primera media hora del duelo.

Fue hasta el minuto 24 cuando Atlas tuvo la primera oportunidad de marcar y no perdonó. Enrique Pérez remató de cabeza un centro medido de Alfonso González para decretar la ventaja rojinegra en el Omnilife. Primer golpe anímico en contra para los rojiblancos.

Tras el tanto del Atlas, el Rebaño Sagrado no fue el mismo y la desconfianza regresó. Un cabezazo de Carlos Fierro pasó muy cerca del poste, pero muy poco ante un Atlas que en cualquier momento podría finiquitar el juego.

Para el complemento Chivas lo intentó, con más corazón que futbol fue por el empate que le permitiera darle una mínima alegría a su afición luego de un torneo de pesadilla, en donde la crisis ya alcanzó a niveles directivos.

El Clásico Tapatío fue un partido más sordo y trabado en el segundo tiempo. Lo más espectacular fue la expulsión al timonel rojinegro Tomás Boy y unas Chivas desesperadas que buscaban el empate pero no tenían argumentos para hacerlo.

Luis Caballero y González pudieron finiquitar el duelo en sendos mano a mano, pero no fueron certeros y le dieron minutos de vida a un Guadalajara que parece no tener conciencia de que el azufre de la quema porcentual es una realidad.

El duelo terminó y el canto rojinegro se impuso en la casa del Rebaño Sagrado, que sigue sin pesar y en donde ya es un flan para los equipos de la Liga MX.

Guadalajara espera con urgencia la llegada del Chepo de la Torre al banquillo, pero ¿será suficiente para hacer resurgir a unas Chivas que ya huelen a Liga de Ascenso? Solo el tiempo lo dirá. 

 

 

Copyright © Mirador Digital
Contacto Términos de servicio Privacidad Acerca del sitio Iniciar sesión